Las 8 familias que viven en C/ Valle de Pineta, 16, en Zaragoza, buscaban, cuando acudieron a Rehabilita Aragón, “mejorar el aislamiento” de sus viviendas y lograron que el 100% de las cuotas estuvieran a favor de la rehabilitación del edificio. En un primer lugar, a través de un modesto proyecto que se ajustaba al presupuesto que tenían disponible. Después, gracias al asesoramiento técnico recibido y el apoyo económico de Zaragoza Vivienda y Rehabilita Aragón, fueron apostando por una rehabilitación más ambiciosa y completa, que incluía la mejora de accesibilidad, así como de conservación del edificio. De alguna manera, han sido los propios usuarios los que con su implicación han ido adentrándose en el proyecto haciendo suya la solución que se ha ejecutado y convirtiéndose en un ejemplo para las comunidades de propietarios colindantes. Siendo el núcleo del proyecto, la Comunidad de Propietarios de Valle de Pineta, 16, la filosofía para la ejecución del proyecto se basó en el trabajo en equipo de todos los agentes implicados en la rehabilitación. Además, se aplicó la metodología Lean Construcción con el objetivo de optimizar el proceso productivo y del consumo de los recursos, minimizar desperdicios y garantizar la calidad del producto. Una de las herramientas utilizadas para la aplicación de esta metodología en los trabajos de rehabilitación del edificio de Valle de Pineta, 16, fue la Pull Session. Además, uno de los mayores retos que supuso el proyecto, fue la realización de los trabajos de rehabilitación mientras los inquilinos continuaban utilizando el edificio. Por ello, requirió, de una planificación y gestión de la ejecución exhaustivas, en la que se garantizara en todo momento la seguridad de los usuarios y en la que se minimizaran los inconvenientes producidos a los vecinos. En este sentido, uno de los mayores desafíos, se encontraba en la planificación de la ejecución del ascensor que conllevaba la demolición del núcleo de escaleras del estado actual. Para ello, la demolición de la escalera se realizó tramo a tramo y se fueron sustituyendo por una escalera prefabricada que se colocaba después de cada demolición, evitando así, que los vecinos tuvieran que abandonar sus viviendas temporalmente.

Cabe destacar que la ejecución de este proyecto se ha llevado a cabo desde el enfoque de la sostenibilidad, teniendo en consideración cada una de las etapas de ciclo de vida del edificio (producción, construcción, uso y fin de vida) considerando los tres ejes de la sostenibilidad: ambiental, económico y social (en línea con los estándares ISO 14040, 14044, adaptados a edificios por CEN/TC 350 en las normas EN 15643-1,-2,-3,-4, EN15804, EN15978 y EN16309). Desde el punto de vista medioambiental, la intervención permite reducir la demanda energética en la etapa de uso (previsiblemente la más larga del ciclo de vida de un edificio), estando relacionada con el consumo energético potencial y emisiones de CO2. Además, se estima que los trabajos dirigidos a la conservación del edificio podrían prolongar la vida útil del mismo. Por otro lado, la implantación de metodología Lean en la etapa de construcción facilitó la optimización del consumo de recursos materiales y energéticos durante las obras, así como la reducción de los residuos producidos. Obteniéndose un efecto similar desde el punto de vista económico en estos aspectos, además, las viviendas se revalorizan y se repercute en la hipoteca energética. Sin embargo, cabe destacar que experiencias previas revelan que, en el caso de vivienda social generalmente el consumo energético inicial está por debajo de lo esperado (sin alcanzar los valores recomendables de confort). Por lo que sería posible que, en algún caso, tras la rehabilitación se mantenga el consumo energético, aunque mejorando el confort y su calidad de vida. Por ello, la monitorización de las viviendas antes y después de la rehabilitación permitirá valorar el consumo real y calibrar las simulaciones energéticas para futuras intervenciones. Desde el punto de vista del comportamiento social del edificio, las mejoras son notables en referencia, tanto a los usuarios, el vecindario y la sociedad. Se espera la mejora de la calidad del aire y del confort higrotérmico y acústico. Además, dado que la actuación es principalmente mediante elementos pasivos, se evita elevar los gastos de la comunidad con relación al mantenimiento de instalaciones. Asimismo, se mejora la accesibilidad de los usuarios del edificio, eliminando barreras arquitectónicas en las zonas comunes.

 

FOTOGRAFÍAS ESTADO INICIAL Y RESULTADO FINAL

          

Fachada principal

           

Fachada trasera

           

Detalle exterior

          

Escalera interior

Planificación lean “Pull SESSION”

           

 

Datos del proyecto:

Proyecto: Beamonte y Vallejo Arquitectos

Dirección técnica y Coordinación S.S. : Jose Bailach Hernandis

Construye: Metro7 

Subvención: Ayuda a la rehabilitación Zaragoza Vivienda

1º Premio Rehabilita Aragón

 

 

Usamos cookies para mejorar la experiencia del usuario al navegar por nuestra web. Puedes desactivar el uso de las mismas si así lo deseas. +Info

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close